Páginas

sábado, 7 de febrero de 2015

0254 - Vértices Geodésicos C.V.: Puntal (693 m) y tres picos más / A+ 953 m / 12.94 km

...


 


4 Picos: Pic del Castell - Pic Font de Cabres - Vértice Puntal - Peñalba



Este sábado la ruta propuesta era subir al Vértice Geodésico nº 225 en altura de la Comunidad Valenciana, Puntal, con 693 m de altitud,  situado en el Término Municipal de Artana, Castellón.
 
Para trazar la ruta me basé en un track de Andacontiocanya, al que añadí la subida al vèrtice Puntal. Al bajar del Pic Font deCabres, él se bajaba un poco por una senda por la izquierda que va paralela al cordal y visitaba la Cova de la Altmela. Nosotros, en lugar de tomar esa senda, seguiríamos por el cordal para llegar a la senda que sube al vértice. También cambié el punto de inicio, comenzando en la parte de arriba del pueblo.


Para llegar al punto de inicio seguiríamos la A-7 hacia Castellón y nos saldremos por la salida 283 que nos llevará a Vall de Uxó, el cual bordearemos por su parte Este y saldremos por una carretera por el Norte, donde aparcaremos los vehículos.
Aunque la ruta era corta, tenía bastante desvivel, lo que nos depararía, si la niebla no lo impedía, que tuviéramos muy buenas vistas. Además, el recorrido era prácticamente en su totalidad por finas sendas.

Iniciaríamos la ruta subiendo hacia el Castillo de Vall de Uxó, el cual visitaríamos. Continuaríamos después en dirección Norte bajando del Pic del Castell y subiríamos al Collado del Bledar y al Pic Font de Cabres.
Seguiríamos por el cordal hacia el Oeste, en dirección a l’Ereta y nos desviaríamos por una senda a la derecha que nos llevaría al Vértice Puntal.
Bajaríamos de nuevo por el mismo sitio hasta el desvío anterior y seguiríamos hacia el Sur para subir al Peñalba. Desde aquí ya sería todo en bajada. Pasaríamos por la Font de l’Anouaret y llegaríamos a los coches.
Aquí podéis ver el vídeo de la Simulación de Vuelo sobre el track para que os hagáis una idea fiel del recorrido:


 
 
En esta ocasión hubo concentración masiva y nos juntamos 15 senderistas: Mari, Ángela, Pili, Ana, Carmen, Raquel, Quico, Jose, Kiquet, Nolo, Mariano, Jorge, Paco, Manuel Carlos y un servidor.
 
A las 7:45 ya estábamos en el punto de inicio en un día que se presentaba nublado pero sin viento y sin previsión de lluvia.
 
Nos pusimos a caminar hacia el Norte y al poco nos salimos cruzando una pasarela de cemento por la derecha que nos haría pasar junto a unas granjas de caballos.
 
 
 
Enseguida tomaríamos una senda que se sube muy bien, pero en la que la pendiente es sin descanso hasta llegar al Castillo de Vall de Uxó.
 
 
 
En la imagen inferior, a la derecha veíamos el promontorio donde se ubica el Castillo y a la izquierda, el Peñalba, al que subiríamos al final de la ruta.
 
 
Al llegar a un pequeño collado ya sobraba ropa.
 
 
Esta vez, aunque estábamos bien situados, no pudimos tener buenas vistas del amanecer, debido a la bruma que había en el ambiente.
 
 
 
Como la subida era rápida, íbamos teniendo cada vez mejores panorámicas de la población de Vall de Uxó, desde donde habíamos partido.
 
 
A pesar que el día no acompañaba para las fotografías lejanas, aún pudimos sacar, ayudados por el zoom de la cámara, alguna imagen de las estribaciones del Sur.
 
 
Y en esta imagen, El Montgó.
 
 
 
 
 
Llegando a las proximidades del Castillo, la senda se empinaba todavía más y era algo más llevadero por las zetas que hacía la senda, que suavizaban algo la ganancia de desnivel.
 
 
 
 
 
 
 
Esa formación parecía una "fita" gigante.
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Como la subida era fuerte, parte del grupo se adelantó y subieron a lo más alto del Castillo.
 
 
 
 
 
 
 
El resto, cuando llegamos a las murallas, vimos un agujero y decidimos subir por ahí, ya que tenía continuidad y daba a una sala abovedada como la que suelen tener los aljibes.
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Tras la visita comenzamos el descenso del Castillo por la parte contraria. Al fondo veíamos el Pic Font de Cabres y abajo se dibujaba la fina senda por la que tendríamos que transitar. Esta bajada es bastante "técnica", lo que quiere decir que tiene bastante desnivel y el suelo tiene bastante piedra suelta, teniendo que bajar con precaución para no resbalar.
 
 
 
 
 
 
Parece que el andar no cunda, pero en un momento ya teníamos el Pic del Castell, donde acabábamos de estar, a una buena distancia.
 
 
 
Imagen del Collado del Bledar a donde nos dirigíamos. Segunda buena subida del día. 
 
 
 
 
 
Al llegar al collado nos desviaríamos hacia la izquierda, pasando por la senda que circula entre rocas de rodeno de vistosos colores.
 
 
 
 
 
 
 
 
 Llegamos a la zona donde están instaladas unas cuerdas para ayuda, aunque si el terreno está seco se sube bien sin necesidad de utilizarlas.
 
 
 
 
Un poco más allá estaba el poste que anunciaba el desvío hacia el Pico y lo tomamos por la derecha, que nos dirigiría a una pequeña canal.
 
  
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Desde esta posición privilegiada se veían las humeantes chimeneas de los hornos de las fábricas de materiales de construcción de esta zona de Castellón y al fondo el Penyagolosa, con las nubes sujetas a su cima.
 
 
 
En el Pic Font de Cabres casi no había sitio para tantos, así que nos hicimos la foto de grupo y bajamos un poco a donde habíamos visto cuando subíamos lo que podría ser un buen lugar para almorzar y donde cabríamos todos sentados.
 
 
 
 
Alguien movió una piedra y apareció una bonita pero peligrosa "Scolopendra Cingulata", una especie de ciempiés venenoso, cuya picadura es bastante dolorosa.
 
 
 
Comenzamos el descenso del pico bajando de nuevo al poste y girando hacia la derecha para seguir la senda.
 
 
 
 
 
 
 
 En esta imagen puede verse el Pic Font de Cabres a la derecha y el Puntal, hacia donde nos dirigíamos ahora, a la izquierda, en el cual se divisaba el vértice ya desde lejos.
 
 
 
 
Seguimos la pista y llegamos al punto donde se inicia la senda de subida al vértice. Unos cien metros antes salía también otra senda en ascenso, que tomaron Jose y Mari y por la que ellos subieron. A nuestra izquierda veíamos nuestro próximo destino, el Peñalba.
 
 
 
Nieve en la Sierra de Gúdar.
 
 
La subida y bajada al vértice era de ida y vuelta por la misma senda. Subimos y nos hicimos la foto de grupo.
 
 
 
Comenzamos el descenso y veíamos al fondo y a la derecha mucha parte de la Sierra de Espadán.
 
 
 
 
 
Llegamos a la pista y nos encaminamos a la última cima del día, el Peñalba.
 
 
 
 
 
 
 
En esta panorámica tomada desde el Peñalba puede verse todo el recorrido de la ruta. a la derecha la Penya del Castell, en el centro el Pic Font de Cabres y a la izquierda el vértice Puntal.
 
 
 
Desde aquí podía verse gran parte del perímetro que ocupaba el Castillo, que como se ve es bastante grande.
 
 
 
Desde aquí y mirando hacia Espadán veíamos en primer plano El Nevera y el Castillo de Castro.
 
 
 
 Ahora ya sería todo en descenso hasta los coches.
 
 
 
 
Vimos que los almendros ya estaban en flor y las cámaras y las flores de los almendros son siempre buenos amigos.
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
En el descenso hay que estar atentos, tras rebasar una cadena a una senda que nace por la izquierda en ángulo recto y que está marcada como SL. Al fondo veíamos una atractiva zona rocosa y nos percatamos que había instalado un puente tibetano.
 
 
 
 
 
 
 
 
Como nos recordaba Jose y hemos visto en tantas ocasiones, al contemplar todas esas terrazas ahora olvidadas, es increíble el trabajo manual y duro que se hizo en otras épocas para sacarle a cualquier parte de la montaña, un pequeño provecho de algunas almendras o aceitunas en lugares de difícil acceso.

 
 
 
 
 Llegamos a la Font de l'Anoueret, un lugar plácido y tranquilo que dispone de fuente con agua y unas mesas a la sombra de un antiguo olivo. Hasta aquí se podría llegar en coche.
 
 
 
 
 
 
 
 
Desde aquí continuamos la pista y aún nos salimos por otra senda hasta llegar a los coches.
 
 
 
 
Desde ahí nos dirigimos al Restaurante Hermanos Pradas, en el polígono de la Mezquita. Se encuentra yendo hacia a Moncofa, nada más pasar el túnel para cruzar por debajo la Autovía, está el polígono a la derecha. En la primera rotonda, en la calle de la izquierda se encuentra el restaurante.
 
En el 2013 vi una crónica de nuestro amigo Simón Corresendas, en la que después de la ruta se habían desplazado hasta aquí y publicó la foto de lo que les sirvieron: Arroz al horno cocinado en el interior de una calabaza. Desde entonces teníamos pendiente el venir algún día a probarlo y la verdad es que estuvo estupendo, al igual que el precio. Hay que encargarlo antes para que consigan las calabazas. Por si alguien se hace el ánimo, el teléfono es 964 65 27 91.
 
 
 

Una ruta sencilla en la que lo único a reseñar en cuanto a posible dificultad es el desnivel de las cuatro subidas a los picos, pero que se hace bien tomándoselo con calma. La ruta es corta en distancia y resulta muy entretenida por la variedad. Las vistas en un día claro deben ser una maravilla. A nosotros nos toco uno brumoso y aún intentamos sacarle partido.
 
 
 
Un saludo a todos y hasta la próxima.
Podéis descargar el track de la ruta pulsando aquí: PABLOONCE
 
 
 

6 comentarios:

  1. Hola, soy Juan Carlos, siento no poder acompañaros. Que tengáis buena ruta. Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Juan Carlos. A ver si te recuperas pronto y puedes volver a acompañarnos.

      Saludos.

      Eliminar
  2. Llàstima de dia perquè les vistes en un dia claret són espectaculars, t'ho assegure, encara que veig que al final no vau desaprofitar el dia ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Xavi, la ruta estuvo muy bien, pero los días nublados no me gustan nada y deslucen mucho todo, aún así nos encantó. Es una zona con muchísimas posibilidades de hacerse una ruta a la carta.

      Eliminar
  3. Como dice Xavi, lástima que no saliese un día despejado para poder disfrutar más del entorno y las vistas, aún así una gran ruta concentrada en muy pocos kilómetros.
    Qué suerte haber podido fotografiar la escolopendra, nunca he visto ninguna por esta zona, no viene a cuento, pero cerca de la Cova d'Almela que mencionas, una vez vimos un tejón, por desgracia, muerto.
    En la entrada que publicaré el sábado nos veréis haciendo el funambulista por esos cables jejeje.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Dani, es lo que tiene mover alguna piedra para almorzar, que a veces te encuentras cosas. Otra vez, en la misma situación, nos encontramos con un escorpión pequeño, un alacrán.

      Tengo ganas de ver en acción ese puente tibetano. jeje

      Un saludo.

      Eliminar

He puesto un filtro anti-spam. Los comentarios primero me los manda el blog a mi correo para aprobación y después se publican. Si cuando le dais a "enviar" aparece un mensaje arriba de la página, es que todo está ok. Vuestro mensaje aparecerá en breve.

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons.