Páginas

domingo, 3 de agosto de 2014

2014 - Buñol Circular al Barranco de Carcalín / A+ 370 m / 12,24 km

...


Este domingo la ruta propuesta era una circular por el Barranco de Carcalín, en Buñol.
Para llegar al punto de inicio seguiríamos la A-3 hasta Buñol y aparcaríamos en las inmediaciones del parque de la Fuente de San Luis. 
En primer lugar cruzaríamos el puente y seguiríamos la carretera hacia la izquierda para, más adelante, salirnos de ella por una senda que nos subiría a la zona de La Cruz.
Combinando tamos de pistas, sendas y cortafuegos llegaríamos al punto más alto de la ruta, Cañadalarga, donde previsiblemente almorzaríamos.

Comenzaríamos el descenso uniéndonos al PRCV-190, que va desde Buñol hasta Fuente Umbría, donde ya hemos estado varias veces en rutas por el Barranco del Quixal y en la ruta del Nevera y compartiríamos con él casi todo el recorrido de regreso.

Cruzaríamos la vía del tren Valencia-Cuenca-Madrid (en uso) y caminaríamos paralelos a ella y en algunos tramos separados por una curiosa barrera hecha con raíles de tren. 

Vadearíamos el río Buñol varias veces y pasaríamos un dique de contención. El sendero nos haría pasar cerca de la Cueva Grande y después nos bajaría hacia el cauce donde visitaríamos la Fuente de Carcalín. Desde ahí seguiríamos el curso del río hasta llegar a los coches.

Pasaríamos por varias pozas. Recomendé llevar el bañador en la mochila por si acaso, aunque con lo poco que ha llovido en esta zona se suele estancar el agua y no sabía cómo estarían.

Aquí tenéis el vídeo de la simulación de vuelo sobre la ruta que he preparado para que os hagáis una idea fiel del recorrido:


 
 A la cita acudieron Ángela, Pili, Patricia, Ana, Quico, Paco, Manuel Carlos y un servidor. Aparcamos en el parque de la Fuente de San Luis y comenzamos la marcha cruzando el puente. El barranco estaba literalmente invadido por enredaderas con flores violetas.





En principio nos acompañaba una brisa bastante fresquita que se agradecía, mientras íbamos acompañados en estos primeros momentos por los colores anaranjados del amanecer.






Nos salimos de la carretera por una pista por la izquierda que enseguida se convirtió en senda. La senda es preciosa y es utilizada por los ciclistas de montaña, donde en un tramo se han montado un circuito con saltos un poco arriesgados.










El recorrido era variadito y tan pronto íbamos por senda como por pista, asfalto, cortafuegos... un poco de todo.





Íbamos cogiendo altura y al fondo se veía en funcionamiento la cementera de Buñol.


Y detrás el mar pero con un ambiente bastante brumoso.


 A nuestra izquierda se veía más despejado y se podía apreciar la Sierra de Martés y a su izquierda la Sierra del Ave. Seguimos subiendo en cómodo ascenso superando el Cerro de la Cruz.











Tenía previsto que almorzáramos antes de que comenzáramos a bajar y sobre el km 5.200, nos apartamos unos metros para ubicarnos a la sombra de una magnífica pinada. Parecía que estábamos de picnic. Se estaba fresquito. Una mantita y a ver quien se hubiera levantado de allí


Los postres de Pili. En este caso un mazapán relleno de pasta de higos y nueces. Espectacular. Como dice Simón: El que vino lo disfrutó y el que no pudo, se lo perdió, jeje (Eh, Jose).


Una vez conseguimos despedirnos del magnífico lugar comenzamos el descenso hacia el Barranco, que nos fue sorprendiendo con bonitas vistas de sus agrestes paredes.






Paco rememoraba viejos tiempos mientras bajábamos por un tramo de pista cementada.








Llegamos al punto en que teníamos que cruzar la vía del tren Valencia-Cuenca-Madrid, que está en uso, por lo que hay que tener precaución y mirar antes de cruzar.














 Coincidíamos hace rato con el PRCV-190 que va desde Buñol hasta las Moratillas, ya en las proximidades del Barranco del Quixal y uno de los postes nos indicó que hacia los riscos se podía subir a un mirador en el Alto de Jorge, pero no era nuestra ruta de hoy.






Tuvimos que vadear varias veces el seco cauce del río Buñol que, con agua debe ser una maravilla y donde proliferaban las adelfas, floridas y en su máximo esplendor.
 




La senda del cauce es bonita, aunque aquí corría menos aire y aumentaba un poco la sensación de calor.



Podíamos ver a nuestra derecha cómo la vía del tren atravesaba por muchos túneles la montaña.



Y nos encontramos de frente con el tramo más  encajonado del Barranco de Carcalín, por dentro del cual teníamos que pasar. Una gozada.












En un descuido mientras contemplaba el entorno casi se me escapa una ráfaga de mis súper poderes.





Llegamos al dique de contención. La senda circula un poco por arriba a la derecha y en la otra parte del dique hay escalones, bastante altos, para bajar de nuevo.

















Continuamos y nos fuimos acercando a las paredes de roca que son aprovechadas para la práctica de la escalada.




Como se puede comprobar en la imagen, la vía está en pleno uso ya que el tren pasó varias veces mientras estábamos por allí.



Las paredes aquí estaban pertrechadas con todo tipo de ganchos y una zona con una buena profusión de enlaces para practicar techos (indicación que nos hizo Manuel Carlos).


Seguimos la senda ahora en ascenso viendo el puente del ferrocarril a nuestra derecha.










Y llegamos a uno de los puntos llamativos de esta ruta. Un tramo de la senda circula junto a esta valla hecha con raíles de tren y siempre que la veo me recuerda al momento de la película "La gran evasión", en el que  Steve McQueen salta con su moto por encima de la alambrada de la frontera suiza cuando es perseguido por las tropas alemanas.












La senda nos hizo pasar por el lugar conocido como la Playa de vías. Unas grandes losas en las que leí que había fósiles pero no nos paramos a buscarlos.



Al fondo veíamos de nuevo el trazado del ferrocarril, atravesando continuamente la montaña.






La senda en un momento nos haría bajar al lecho del barranco para cruzarlo. En ese punto se encuentra la Fuente de Carcalín, aunque lleva seca mucho tiempo y la entrada a una cueva protegida, ya que en ella anidan los murciélagos.
















Subimos por la senda que recorre la otra margen del barranco y desde la que pudimos ver cómo se encajona el río Buñol en ese punto.







A nuestro encuentro salió un pequeño grupo de cabritas que se quedaban posando para las fotos.


 




Continuamos la senda y nos llevó a través de otra pinada, ya cerca del cauce. Hay un punto en el que parece que la senda termina junto a una casa antigua en la que se veía frente a nosotros un canalillo de agua en desuso. No veíamos las marcas de PR en ese punto pero el recorrido marcado debe continuar bajando y vadeando el barranco hacia la izquierda y después cruzarlo de nuevo hacia la derecha.

Yo recordaba de una vez anterior que había cruzado por el interior de la propiedad abandonada, pero unos chicos que se estaban bañando nos dijeron que por la parte superior de la casa había una senda y nos fuimos para allá. Efectivamente había una buena senda que nos fue llevando hasta que superamos las construcciones y abocamos a la pista de regreso.






Las aguas en esta parte están muy estancadas en las épocas de verano.


Esta poza ya mejora algo, pero todavía no presentaba un aspecto apetecible.





Llegamos al parque de la Fuente de San Luis, donde habíamos aparcado los coches y desde el puente vimos cómo debajo de él sí que circulaba el agua muy clara. Debe surgir de alguna corriente subterránea cerca de este punto.



Una ruta que ha resultado sencilla y entretenida, en la que hemos disfrutado con los tramos agrestes y encajonados del Barranco de Carcalín y todos los alicientes que nos han ido saliendo al paso. No hay ninguna fuente de agua durante la ruta, por lo que se aconseja ir bien provistos.

Por último me gustaría compartir con vosotros un vídeo y desear que sigáis disfrutando cada día de un espléndido y solidario verano:


 





Un saludo a todos y hasta la próxima.
Podéis descargar el track de la ruta pulsando aquí: PABLOONCE


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

He puesto un filtro anti-spam. Los comentarios primero me los manda el blog a mi correo para aprobación y después se publican. Si cuando le dais a "enviar" aparece un mensaje arriba de la página, es que todo está ok. Vuestro mensaje aparecerá en breve.

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons.